Infoturpial.com

Homenaje póstumo de Ivo Farfán al ilustre Maestro Claret Colina.

Bolívar


Hubo un tiempo, ya lejano, en que los bolivarenses podíamos recorrer a lo largo y ancho del centro de Ciudad Bolívar (Casco Histórico) y disfrutar de las cantidades de importantes restaurantes y Piano Bar y espacios de recreación como El Mirador Angostura, Bar Restaurante Miranda, El Parador, Cine América y cientos de muchos más que se me escapan de la memoria.

Por: Ivo Farfán – (27 de mayo de 2021) Hacia las adyacencias de la ciudad estaban El Rondinela, y La Gran Paella y muy cerca los Cines Caribe e Imperial. Esa ciudad quedó atrás resguardada en la piel de quienes la conocimos y disfrutamos en todo su esplendor y auge.
Las calles de esa ciudad se volvieron hoy, oscuras y solitarias y ya casi en el olvido.
De aquellos viejos tiempos de grandes restaurantes, cines y espacios para el esparcimiento artístico (Biblioteca Rómulo Gallegos, Sede Municipal de Cultura, Museo de Geología y Minas, Museo Jesús Soto, Casa del Congreso de Angostura, entre otros) pertenece el Maestro Claret Colina cuya ausencia física nos sorprende en esta mañana lluviosa de mayo.
Claret Colina había nacido en Ciudad Bolívar el 15 de noviembre de 1951. Sus inicios en la música comienzan cuando en su adolescencia se desempeñaba como unos de los monaguillos de Monseñor Juan José Bernal Ortiz, en la Catedral de Ciudad Bolívar.
Viendo tocar a los organistas de la antigua iglesia, comenzó sus primeros pasos en el estudio del piano.
Con los años, y de manera casi autodidacta, fue enriqueciendo sus conocimientos de la música.
En aquel entonces, y en aquella ciudad de música y algarabía, y deseosa del Arte, surgió la figura de Claret Colina. Eran entonces tres pianistas que copaban las noches bolivarenses de Piano Bar: El gran Maestro salvadoreño José Ramón Gallegos, el Maestro Miguelito Gómez y el Maestro Claret Colina. Sin olvidar aquellos momentos estelares con el también insigne pianista Sonny Maestre en el emblemático Hotel La Cumbre; espacio de referencia obligatoria donde se pudo escuchar a grandes figuras de la música nacional, incluyendo al Maestro Juanito Arteta.
De esos tiempos era el Maestro Claret Colina quien hoy se despide de nosotros, y quienes lo recordaremos con su arte franco, su decencia, humildad y generosidad por encima de todas las cosas. Claret se lleva consigo
toda una historia de música y ciudad.
Por cierto, cuando me vine a Colombia y retomamos el hilo de muchas conversaciones e historias que me contó y que quedaron inconclusas, hasta el momento de su mutis silencioso que hoy lo arrancó de este tiempo de trance infernal y de incertidumbres.
Vuela alto y lejos hermano Claret. Te debía este escrito. Abriste un nuevo capítulo en la historia de la música regional angostureña que me tocará escribir para ti.
Mis Condolencias a sus familiares.
Atte: Ivo Farfán

Comparte aquí...

Síguenos en nuestras redes

Deja un comentario