Infoturpial.com

Evangelio, el plan político de Dios para salvación de toda la sociedad

Bolívar

La explicación, que sí es válida, está sujeta a la realidad del poder Estatal  que estos modelos de fin del siglo XX y comienzos  del XXI han llevado a cabo dejando toda esta descomposición social económica y legislativa que hoy padecemos.

Pero esta explicación ‘NO DEFINE’ al socialismo como filosofía de vida en común. Solo lo ataca.

Y no estoy saliendo en defensa del socialismo, no!

Ciertísimamente la intención de ambas tesis políticas para Latinoamérica, Capitalismo salvaje y Capitalismo de Estado; dizque socialismo del siglo XXI, que no es más que la funesta estatización de la producción nacional. Lo cual también lo hace salvaje; basta solo examinar superficialmente el caso venezolano.

Latinoamérica es un importante emporio de riqueza, útil para garantizar la seguridad económica del resto de la vida en el planeta. Ninguna de las dos tesis anteriores dará seguridad social a la masa trabajadora. Ambas tesis solo aspiran poder…control absoluto.

Significa entonces, que es el pueblo con madurez y conciencia nacionalista quien debe tomar espacios de poder para generar la transformación, que en justicia, todos merecemos. Productores, emprendedores, trabajadores, profesionales. Todos!

Todo el poder en manos de una sola persona, idiotiza al grueso de la población por cuanto la hace dependiente de un Estado paternalista. Sea capitalista o socialista.

Esta tesis de reordenamiento social, desde lo jurídico, es posible mediante la figura constitucional de las CONCESIONES Éstas libran al Estado de su participación administrativa, sin que el Estado deje de ser  Legislador.

Para alcanzar ese nivel de transformación y participación social, las comunidades deben igualmente alcanzar un nivel de conciencia tal, que las lleve a  comprometerse con su entorno inmediato, y con la nación en general. Pero para que veamos y disfrutemos de esta otra nueva realidad pasará la misma cantidad de tiempo que determine el hecho mismo de asumir el compromiso.

El enemigo a vencer es el Estado, sea dizque capitalista o dizque socialista.

Todo país se hace próspero cuando sus ciudadanos asumen consciencia nacionalista. La cual trae  productividad y felicidad para todos. Esto es en esencia CRISTIANISMO. (Les ánimo a revisar el caso Corea del Sur.)

Lo que en ‘política’ ha ocurrido siempre, es que los dos modelos anteriores, CAPITALISMO y SOCIALISMO; y debo incluir también, la democracia representativa, le han hecho creer a la población, que el cristianismo es una corriente meramente religiosa, por lo cual no debe tener injerencia en los asuntos de Estado.

A la verdad el evangelio de Cristo es el plan político para salvación del hombre en sociedad.

Si no, para qué habló Jesús de «Reino de los cielos?» o «Voluntad de Dios en la tierra?»

Bien claro está establecido desde el momento de la creación misma, que Dios dió al hombre un huerto para «labrar y guardar» (Génesis 2:15)

Eso es TRABAJO Y ADMINISTRACIÓN en manos de la gente. No de un sistema o Estado.

Ahora, ninguna sociedad debidamente organizada,  puede anular o dejar a un lado, la existencia de un Estado Legislador. Pero sí debe entender que, ese es el único papel del Estado, legislar en todas las áreas. Pero insisto, es la sociedad culta (con conocimiento) productiva y comprometida consigo misma, la que debe pasar a ser una sociedad cristianizada y en consecuencia, ejecutora de su propio bienestar, mediante las  CONCESIONES.

Lo dejaré hasta acá

Carlos Sánchez / CCM Venezuela

Comparte aquí...

Síguenos en nuestras redes

Deja un comentario