Infoturpial.com

Trabajadores del Mercado Periférico esperan un cambio de gobierno del cielo a la tierra.

Bolívar


Para muchos de los bolivarenses un cambio de gobierno está más en manos de Dios que de los propios hombres. Es tanta la decepción, que el pueblo en su vocación religiosa casi que le pide a Dios un milagro para Ciudad Bolívar.

Así lo expresaron los trabajadores informales que llevan años ocupando las calles y aceras del tradicional mercado periférico de la capital del estado Bolívar; donde producen el sustento diario para sus familias, al pastor y candidato de Unipro y Movimiento Centrados para las venideras elecciones regionales y municipales, Neisel Romero.

Durante su visita el pasado 05 de Agosto al popular mercado, Neisel Romero pudo compartir con las mujeres y hombres propietarios de estos improvisados puestos de trabajos.

Algunos de ellos le expresaron – «Así de mal estamos que un pastor se ofrece como candidato a alcalde.» A este legítimo sentir popular, Romero respondió – «Es tiempo entonces que los fieles a Dios asuman la responsabilidad de gobernar en Ciudad Bolívar, municipio emblemático asiento de la historia de Venezuela. Y ustedes tienen ahora la oportunidad de elegir conforme a su fe en Dios.» Agregó el pastor candidato Neisel Romero – «No vengo a hacer milagros, pero sí a gobernar bajo los principios de la auténtica cristiandad. Y para eso ustedes son muy necesarios.»

Tras esta reflexión, los trabajadores le dieron la mano a Neisel Romero en señal de respaldo a su aspiración, y seguidamente le acompañaron en su recorrido por todo el Mercado Periférico. Entre las muchas necesidades observadas en el lugar, los trabajadores llevaron al pastor Neisel a ver con sus propios ojos el enorme cráter formado en pleno pavimento, producto de una reparación inconclusa, dejada allí, hace ya algún tiempo, por el actual gobierno municipal.

Prensa – Una mano amiga

Comparte aquí...

Síguenos en nuestras redes

60 comentarios en «Trabajadores del Mercado Periférico esperan un cambio de gobierno del cielo a la tierra.»

Deja un comentario