Infoturpial.com

Llegado el momento, el Dr. se quitó la máscara y era un político más

Política

Momentos, a veces todo se reduce a un determinado momento, ese momento en que debes tomar decisiones que afectan y comprometen la palabra empeñada, el discurso sostenido, el hilo comunicacional con el que se ha ido sustentando un proyecto de liderazgo político.

Rectificar es de sabios sin duda alguna, pero desdecirse desparpajadamente y con tanta facilidad, no es un ejercicio de intelectualidad, no, de ninguna manera, sino más bien un verdadero acto de “economía electoral” por calificarlo de alguna manera, aunque otros lo llamen caradurismo o caraetablismo.

Pasamos  entonces de pararnos en una tarima junto al Titán de Guayana Américo de Grazia, pronunciando un discurso donde “castigó y fustigó” el accionar de los partidos, y dejó bien claro, que de llegar a la alcaldía, “Gobernaría sin los partidos, sin cogollos ni amiguismos, que gobernaría con la gente” según esta registrado en los audios que guardamos de esas intervenciones de campaña, para luego ir a reunirse con los partidos que antes acusó y despreció públicamente, para asegurar una posición para él y “su equipo”…  Sí, luego de hablar que no iba a haber nada de amiguismos, el compañero pide el puesto de suplente del circuito de diputados, y dos puestos de concejales. Aquí el que menos puja bota una lombricita.

Llegado el Momento, sí ese momento triste en que tienes que tomar decisiones, que haces? Te apegas a tu intelectualidad y éticos principios académicos o como cualquier político vas por lo tuyo sin importarte nada más? Entras tu sólo y dejas a tu equipo por fuera, o te repliegas con ellos y vas con más fuerza en otro momento? Esto me recuerda la película del Titanic, mientras algunos se peleaban por los salvavidas, los músicos se dedicaron a tocar.

En lo personal esperaba un comportamiento más joven, más fresco de parte del Dr. Lima, sin embargo me encontré los pasos de un hombre cansado, que como muchos impulsa una lucha por convicciones pero se mueve en función de obtener posiciones, aunque ello signifique defenestrar a todo su equipo de trabajo, que hasta abandonaron sus partidos para apoyarlo a él, por lo visto no todos están dispuestos  a sacrificarse igualmente o no con los mismos niveles de compromiso.

Hasta ahora lo único cierto como he venido escribiendo, es que no hay nada cierto, hoy puedo estar con Guayana Libre y mañana con la MUD, de una foto con Américo a una con Raúl, la “economía electoral” en tiempo de elecciones.

José R. Orta B.

Comparte aquí...

Síguenos en nuestras redes

Deja un comentario